Terapeutas Control de Esfínteres en Niños

El control de esfínteres en niños es el dominio y control de la necesidad de orinar o defecar. Elige un terapeuta para esto.

Filtros

Michelle Grinberg

Terapia de privación del sueño
Asesoría a padres
$100.00

Shelly Rosenthal Kleiman

Control de Esfínteres en Niños
$5.00

Fernanda García

Terapia de privación del sueño
Asesoría a padres
$5.00

Dalia Braverman

Terapia de privación del sueño
Asesoría a padres
$5.00

Abraham Felipe Granda Castañeda

Terapia Psicológica
Niños, adolescentes y adultos
$5.00

¿Qué es el control de esfínteres en niños?

El control de esfínteres es un hito importante en el desarrollo infantil, en el cual los niños aprenden a controlar voluntariamente sus funciones urinarias y fecales. Este proceso les permite usar el inodoro de manera independiente y suele ocurrir entre los 18 meses y los 3 años de edad.

Aspectos clave del control de esfínteres

Fisiológicos

◉ Reconocer las señales corporales que indican la necesidad de orinar o defecar.

◉ Mantenerse seco y limpio.

Conductuales

Es fundamental que el niño esté motivado para usar el inodoro, comprendiendo la importancia de la higiene y la independencia. Además, el desarrollo del control neuromuscular sobre los esfínteres es esencial.

Actividades de apoyo para el control de esfínteres

Algunas actividades que pueden facilitar el proceso incluyen:

◉ Establecer horarios regulares para ir al baño.

◉ Leer cuentos o cantar canciones para hacer la experiencia más agradable.

◉ Crear un ambiente positivo con recompensas y elogios.

Permitir que los niños elijan su propio orinal o adaptadores de inodoro puede incrementar su motivación. Hablar indirectamente sobre el tema también puede ayudar a recordarles la necesidad de ir al baño.

El rol de la familia en el control de esfínteres

El apoyo familiar es crucial. Mantener una actitud relajada y celebrar los pequeños logros contribuye significativamente al éxito en el control de esfínteres.

Consejos para los padres

Ser paciente y positivo: La paciencia y una actitud positiva son fundamentales durante este proceso.

Establecer rutinas: Crear rutinas diarias para ir al baño ayuda a consolidar el hábito.

Reforzar logros: Celebrar cada pequeño éxito motiva al niño.

Adaptarse a las necesidades del niño: Cada niño es diferente y puede necesitar enfoques personalizados.

Terapias de control de esfínteres en Redtera

En Redtera, ofrecemos terapias especializadas para el control de esfínteres en niños, proporcionadas por los mejores terapeutas. ¡Elige la terapia adecuada para tu hijo y observa su progreso!

Suscríbete a nuestro newsletter

Mantente informado sobre nuestras terapias y artículos de interés sobre el desarrollo infantil.

¿Eres terapeuta? Regístrate

Únete a nuestro equipo de profesionales y ayuda a más niños a alcanzar sus hitos de desarrollo.

Artículos de interés y nuestro blog

Visita nuestro blog para leer más artículos sobre terapias infantiles y estrategias de apoyo para padres.

Preguntas relacionadas a control de esfínteres en niños

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a controlar los esfínteres?

Lleva a tu hijo al baño regularmente, incluso si no tiene ganas. Establece una rutina con horarios específicos: al despertar, después de comer y antes de dormir. Llevarlo cada 2 a 3 horas también es útil para desarrollar el hábito.

 

¿Qué es el control de esfínteres en niños?

El control de esfínteres es el proceso por el cual los niños aprenden a controlar la micción y la defecación. Generalmente, los niños logran el control diurno entre los dos y tres años de edad.

 

¿Qué sucede si un niño no controla los esfínteres?

La falta de control de esfínteres puede provocar accidentes y estreñimiento, especialmente en situaciones nuevas. Los padres pueden apoyar acompañando al niño al baño y elogiándolo cuando use un baño fuera de casa.

 

¿Cómo es el proceso de control de esfínteres?

El control de esfínteres implica varios pasos: reconocer la necesidad, desvestirse, orinar o defecar, vestirse nuevamente, accionar la cadena y lavarse las manos. Es un proceso gradual que requiere paciencia y práctica.